En 1956 el Ministerio de Fomento, inició los planes para realizar, en el sitio del futuro Parque del Este, la Exposición Internacional de Caracas de 1960  
Para 1956 Roberto Burle Marx y Asociados inician los trabajos de planificación del futuro parque. Los arquitectos Fernando Tábora y John Stoddart, de la firma Stoddart y Tábora, son los que por Venezuela apoyan a Burle Marx en el proyecto del Parque del Este.

El terreno era el actual parque del este más el área de la carlota, que juntos suman 171 has. Al final su superficie definitiva en planos se redujo y fue de unas 76 hectáreas.

En este importante Blog, producido por Lorenzo Dávalos, se puede leer mucha información original sobre los comienzos del Parque del Este Rómulo Betancourt.

En 1956 Carlos Guinand Sandoz asume la responsabilidad como Director de Exteriores de la Expo 1960

En 1961 es nombrado presidente del Consejo Consultivo del proyecto "Parque del Este", cargo que asume con gran entusiasmo, teniendo gran significación en su vida personal y profesional, pero al cual el renuncia dos años más tarde, momento en el que un disgusto le ocasiona un infarto, a consecuencia del cual fallece el 4 de mayo de 1963, a la edad de 73 años, en el mismo parque. (Wiquipedia)

 

Otros actores en relación al parque: Ing. Velutini, Arq. Alejandro Pietri. Asesores Aristiguieta. Trebbau, Luís Rivas L. y  el equipo de Stoddard y Tábora. A este equipo se sumó el Dr. Leandro Aristeguieta, connotado botánico, especialista en Dendrología, (árboles) y quien es el responsable de asesorar en esa área del paisajismo

 

En 1958 ya había una incipiente colección de serpientes que comenzó a colectar y organizar el Ing. Industrial Luís Rivas Larrazábal, miembro directivo de la Sociedad de Ciencias Naturales La Salle, quien asesoró al parque del Este en el tema de serpientes, debido a que se había contemplado la construcción de un serpentario.
Entre 1958 y 1964, el Ing. Ind. Luís  Rivas Larrazábal Fué Miembro Suplente de la Junta Directiva del Parque y Curador de Fauna.

Su asistente de campo era Giorgio Voltolina un pintor y taxidermista italiano que trabajaba para la Sociedad de Ciencias Naturales La Salle. Para la época ya había en el parque una pareja de venados, un jaguar y varias serpientes.

Para 1964 se firmó el contrato para construir el Terrarium, el Aviarium y el Edificio Administrativo del Parque del Este.
Los primeros administradores del parque fueron de apellidos Domínguez, Tepedino y Orozco.

En el 97 trabajaba en el parque un perito agrónomo de apellido Benedetti, quien se encargaba de mantener la fauna.

El Terrario se abrió al público en agosto del 67, según demuestra un documento donde se detalla el cobro de la entrada y los gastos mes a mes. Sin embargo, nunca tuvo un surtido completo de reptiles o anfibios.

Estuvo cerrado en noviembre de ese año y luego de nuevo en enero y febrero del 68.

 

Carlos Rivero Blanco comenzó a dirigir el Terrario en setiembre de 1968. Carlos trabajaba como asistente de Zoología en el Zoológico El Pinar, mientras estudiaba Biología, primero en la UCV y luego en la UCAB. En este periodo carlos se ocupó de mejorar la estructura de los nichos abriéndole ventanas con respiraderos desde el interior pues el diseño original no tenía ventilación. Los arquitectos no viven en nichos casi herméticos y no saben que si lo hacen se asfixian.

Por simples relaciones profesionales Carlos mantuvo contacto directo con muchos de los actores de estas lides: en la SCNLS por muchos años con Luis Rivas Larrazábal; trabajó en el proyecto del Parque Loeffling con John Stoddart y Fernando Tábora; fue alumno de Botánica de Leandro Aristeguieta en la UCV, y trabajaba en el Zoológico El Pinar como asistente de Zoología de Pedro Trebbau.

Hacia finales de 1968, Carlos aprovechó su estadía de un mes en las actividades de rescate de fauna de la represa del Guri, justo antes de ser inaugurada, y de allí logró acopiar suficientes reptiles como para completar con rapidez la colección de 36 nichos que apenas estaban pobremente ocupados sólo por cascabeles y tragavenados, para lograr que por primera vez hubiesen más de 40 especies distintas de reptiles en el terrario.Por primera vez hubo más de treinta y seis especies distintas. Luego de la operación rescate del Guri, cada uno de los 36 nichos contenían por primera vez especies diferentes.
El Sr. José Malpica era el único obrero en el Terrario e hizo buenas migas con Carlos y así trabajaron juntos y bien coordinados hasta 1972. El Sr Jesús Carrasquero era el Capataz del parque y curador de fauna en las exhibiciones abiertas.
Para finales de 1969, Carlos pudo tener en cautiverio una diversa colección de serpientes, lagartos y tortugas que procedían de casi todo el orbe. 
Debido a los contactos profesionales hechos en ocasión de tres largos viajes de pasantías profesionales como becario de la Creole y la Gobernación del Dtto. Federal, a "casas de Reptiles" en los más grandes zoológicos de USA, como los de San diego, San luis, Oklahoma, Chicago, Pittsburg, Columbus, Washington, Philadelphia, New York, Staten Island y Baltimore, además del Instituto Butantán en Brasl, Carlos pudo importar en forma de obsequios e intercambio, reptiles variados de distintas partes del mundo, incluyendo Europa, Norteamérica, Sur América Africa y hasta de países asiáticos como Viet Nam.  
Especies como las víboras de cantil, las cobras asiáticas, cazadoras norteamericanas, tokay geckos de la India y los Eublefáridos de Pakistán, morrocoyes europeos, pitón reticulatus y pitón molurus, las tortugas panqueca del africa, víboras africanas, y víboras de Viet Nam poblaron el terrario en esos tiempos.
Por primera vez hubo un sistema de leyendas completo, hechas con la tecnología de la época: el clásico Leroy, su araña y las reglas con la tipografía en bajo relieve con lo que dibujantes y arquitectos solían escribir letras de molde en tinta china y esto fueron agregados los mapas de Venezuela y del mundo, reproducidos fotográficamente y luego coloreada la zona de distribución mediante hojas translúcidas que permitían transferir la pátina plástica de color cortándola con un Exacto. Esto dentro de cajuelas de aluminio especialmente diseñadas con un ángulo para evitar reflejos.
La inauguración de la exhibición con los huéspedes escamados y las leyendas descritas se hizo de noche, con un ágape y visitantes invitados que apreciaban el logro.
Carlos Rivero Blanco estuvo en el sitio desde 1968 hasta renunciar en 1970. Durante ese tiempo en Ing. Antonio Agostini era el Presidente del Instituto.
 Luego de Carlos Rivero, el señor Jesús Carrasquero se encargó del Terrario por años, hasta retirarse.

Jóvenes aficionados muy interesados como Hiran Brito, se encargaron del lugar y lo mantuvieron abierto y activo a pesar de no contar con muchos recursos.

Uno de los impulsores del Terrario en este periodo, aprovechando que fue director de Recreación del Parque, fue el joven Andrés Rolando, quien compartió su afición con su hermano y con Hiran Brito.

Fue el sitio de reunión y tertulia de varios jóvenes aficionados a las serpientes que aprendían y practicaban en sus ratos libres.

Para el año 1999 el Biólogo Saúl Gutiérez y el Ing. Federico González Daboín hicieron una propuesta técnica y económica a Inparques para gestionar el terrario en concesión con su empresa Ecopets la cual llevaba varios años dedicada a la conservación y reproducción de reptiles en cautiverio para su reinserción en el medio natural y, con trabajo tesonero y esfuerzo profesional continuado, han logrado llevarlo a la excelencia que mantiene hoy día.

 

 

 

 

top